Scroll to top

El encanto de lo pequeño


David Soler Freixas - 15 octubre, 2013 - 16 comments

Hace unos días vi un mini reportaje en las noticias de TV3 donde presentaban a distintos emprendedores que habían decidido mantener a raya el crecimiento de sus negocios. Por distintas razones y backgrounds personales pero con la característica común de que todos valoraban, por encima de todo, el estilo de vida tranquilo que llevaban. Me sentí super identificado con los testimonios.

Yo, por si alguno de mis lectores no lo sabe, aunque podéis ver mi Antes de llegar aquí o chequear mi perfil en LinkedIn, también hice un cambio de los llamados radicales que para algunos será una locura o una estupidez (para la forma que tenemos de entender la vida profesional en este país). Yo lo hice todo muy joven. A los 33 años era ejecutivo de una multinacional con un despacho más grande que muchos pisos. Pero un día me levanté y decidí que esa no era la vida que yo quería llevar. Y empecé a cambiar. Ahora por nada del mundo volvería a trabajar por cuenta ajena y mucho menos en una empresa que me exija un nivel de dedicación de 24/7/365. Yo ya he cumplido, profesionalmente, la mayoría de mis sueños (solo me faltan los que estoy creando ahora, claro), así que no cambio el control de mi vida actual por dinero.  Aunque hoy esté muy lejos de lo que en su día llegué a ganar. Eso ya no es lo importante. Ahora lo importante es ser feliz, estar cerca de l@s que quiero y prestarles toda la atención que merecen.  Y todo eso no lo conseguiría si no fuera porque soy “pequeño” y no estoy metido en una estructura que me presiona, un horario que me esclaviza y un sistema que no me deja vivir.

En fin, lo que yo os quería contar es que no hay, necesariamente, que entrar en la vorágine de las aceleradoras e incubadoras, business angels, capital riesgo, etc.. de que hay que crecer a toda costa. Que todo está en el volumen, en el número de clientes. De tener un Business Plan a 5 años donde me tienes que dar una rentabilidad X o no eres un auténtico emprendedor ni vas a tener “éxito”. Se puede tener vocación de ser pequeño, no querer cargarse de estructura ni estar todo el día pendiente de seguir creciendo para “garantizar” la supervivencia del modelo.

Aquí entran los estereotipos que tenemos marcados a fuego por años y años de economía de mercado. “Toda empresa tiene que ser duradera en el tiempo, tiene que crecer de forma continua y (muy) por encima del IPC”. “Tener volumen te permite competir y te hace fuerte sobre tu competencia”. “Tienes que tener un plan para conquistar nuevos mercados, internacionalizarte, y trabajar mucho para ser mejor que los demás. De lo contrario ¡estás condenado al fracaso!” Ok, eso puedo hasta entenderlo en modelos “genéricos”, en empresas que compiten en mercados más masivos … hasta alguna de las pequeñas, quizás.

Yo no estoy de acuerdo en que se fracasa si no tienes estructura y grandes volúmenes de venta. Con ese pensamiento no hacemos más que seguir en el circulo vicioso de vivir para trabajar y no al revés. Entiendo que hay una fase, la inicial, donde uno tiene que poner toda la carne en el asador y trabajar 24 horas al día pero me parece muy respetable y, por supuesto, igualmente exitoso, considerarse un triunfador teniendo una tienda, un bar o trabajando desde casa en un emprendimiento en Internet. Y se es igualmente exitoso sin ser millonario, pasar las vacaciones en las Bahamas e ir a cenar a los mejores restaurantes. Yo, personalmente, no tengo ningún interés en ser millonario. Me basta con pagar mis facturas, poder salir a cenar y que me sobre algo a final de mes para ir ahorrando.

Dicho todo esto, es verdad que siempre se corre el riesgo de que si no tienes volumen, un día venga un grande  y te eche del mercado porque puede competir mejor que tu en cosas como el precio. Así que hay que pensar que modelo de negocio vas a construir para que eso no te pase, para que no entres en la vorágine del crecimiento.

La manera más clara es la de especializarse en un nicho de mercado. Si logras ser el mejor en algo y, sobre todo, fidelizar a tus clientes entonces estás salvado. Puedes hacerlo de varias maneras:

  • Centrarse en un target concreto. Analizarlo, conocerlo muy bien y darle lo que necesita.
  • Centrase en una zona, un lugar que no sea del interés de empresas más grandes o de competidores que puedan hacerte daño. Podrían ser zonas rurales o de difícil acceso o conflictivas.
  • Vender productos de empresas de tamaño medio y pequeño. Representar a un fabricante italiano, por ejemplo, que no puede crear una red comercial local ni quiere entrar en otros circuitos donde las grandes acaparan la atención.
  • Dar servicios también a PYMES que no pueden acceder a esos mismos servicios en los “de siempre”. Ya hablé de esto en un post anterior, las marcas grandes contratan, habitualmente, servicios a empresas grandes pero las pequeñas tienen derecho a tener abogados, diseñadores, asesores, etc..
  • Y dar un servicio, en TODOS los casos, de primera. Eso lo tienen que hacer todas las empresas pero en las pequeñas es vital porque cada cliente cuenta. Y mucho.

Pero competir por precio en un mercado grande siendo una empresa pequeña es muerte fija. El precio puede servirte para impulsar tu modelo pero luego tienes que vender otros atributos más fácilmente defendibles.

Reivindico el derecho, y el encanto, de tener un negocio “pequeño”, de disfrutar de tu trabajo y de apasionarte por las cosas que son insignificantes pero te permiten abarcar otros aspectos de la vida más importantes.

¡Que tengáis una feliz semana!

Nota: imagen tomada de Baquia.

16 comments

  1. Cristian Eslava

    Comparto contigo la libertad del autónomo, freelance o pequeño emprendedor. La libertad que te permite conciliar vida personal y laboral, la libertad de ser tu propio jefe, la libertad de elegir por encima de la avaricia y la competitivad vista y sufrida en otros entornos.

    Saludos

  2. Hola Cristian. Pues sí, estoy 100% de acuerdo en todo tu comentario. Me gusta lo de avaricia… no había pensando en la palabra pero encaja perfectamente en lo que quería transmitir. Dedicar tiempo a tu vida personal, llevar y recoger a los niños al cole y poder disfrutar de la vida en pareja. Para muchos eso es un lujo que ocurre de vez en cuando.. para otros ¡¡es la norma!!

    ¡Gracias por el comentario!

  3. Montse Pujada

    Para todos aquellos pequeños pero grandes que nos dedicamos a lo que queremos, disfrutamos con lo que queremos y que valoramos que esta vida vale todo el oro del mundo 🙂 Gracias David!

  4. Molt ben dit Montse!!! Gràcies! #moltfan 😉

  5. Bitacoras.com

    Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Hace unos días vi un mini reportaje en las noticias de TV3 donde presentaban a distintos emprendedores que habían decidido mantener a raya el crecimiento de sus negocios. Por distintas razones y backgrounds personales pero co..…

  6. Jorge Izquierdo

    Hola David!

    Vaya por delante que comparto el espiritu de lo que escribes. Es más, mi forma de vida tiene mucho de lo que cuentas. No obstante debemos ser realistas y saber que no es lo mismo ganarse un curriculum y una experiencia en grandes empresas para finalmente renunciar a “esas cosas” y “valorar lo autentico de la vida”.

    Viene a ser algo parecido a la juventud (¿o quizás hablamos de lo mismo?) le puedes decir a un joven que no tenga prisa por vivir, etc…pero el joven es él y no nosotros.

    Dicho esto, efectivamente, el artesano es una forma y filosofia de vida.
    Salud!

  7. Es muy posible que tengas razón Jorge. Yo, como tu dices, he hecho ese camino así que no puedo ponerme en la piel de quien siempre estuvo en lo “pequeño”. Es probable que mi post sea más entendible para quien ha tenido una trayectoria como la mía. Pero espero que sirva para que los que no han estado se queden tranquilos de que, al final, no se perdieron tanto. Pero sí, nunca lo sabremos.

    Gracias por el comentario!

  8. Cristina Aced

    Me ha encantado leer tu post, David, porque me he sentido muy identificada con la idea de “se puede tener vocación de ser pequeño”. Pequeño de tamaño, que no está reñido con tener grandes ilusiones, muchas ganas y currárselo mucho.

    ¡La de veces que habré oído lo de “antes o después, tendrás que montarte una empresa”! Pues no, no quiero. No quiero montar una empresa porque lo que a mí me gusta es el día a día de lo que hago. Quiero seguir escribiendo, quiero seguir haciendo planes de comunicación, quiero seguir dando clases. No quiero gestionar equipos ni dirigir una empresa (sin desmerecer a quienes lo hacen, porque tiene mucho mérito hacerlo).

    Quiero hacer lo que me gusta hacer. Y, si además eso me da para pagar las facturas y me hace feliz, ¿qué más se puede pedir? 🙂

  9. Olé, Cristina! Eso mismo. No quiero montar una empresa, no quiero gestionar equipos. Has resumido muy bien lo que quería decir en el post! 😉

    Gracias por pasarte y comentar.

  10. Paula Colantonio

    Me encantaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa! Cacho de post!!!

  11. Gracias Paula!!!!!! jajajaja

  12. lídia

    Bien, bien y requetebién. Ayer leía un post titulado Pasión. Os paso el link; me lo has hecho recordar y creo que os gustará.
    http://koakura.wordpress.com/2013/10/01/pasion

  13. Sí, nos gusta Lídia!! Gracias!!!

  14. Qué delicia de post David. Cuantos podemos sentirnos identificados con lo que dices y sin embargo, qué difícil es salir de esa vorágine con la valentía que tú tuviste si además nos encanta lo que hacemos. El miedo al abismo de la incertidumbre es tremendamente paralizador en los tiempos que corren, especialmente cuando has probado fortuna en un proyecto propio y has fracasado.

    Como siempre fue un placer leerte, aunque esta vez además quería agradecértelo.

    Mil gracias!

  15. Mil gracias Ergow!!! El placer es mío por recibir este tipo de comentarios en mi blog. No diré que es fácil, es complicado y difícil pero si se consigue es bestial!

  16. El encanto de lo pequeño, por David Soler | ID News

    […] Artículo de David Soler, de su blog davidsoler.com […]

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.