Scroll to top

Medios, periodistas y redes sociales


David Soler Freixas - 4 junio, 2012 - 8 comments

La semana pasada, y gracias a mi amigo y colega Héctor Benedito, llegué a este artículo de Juli Capella en la versión e-periodico de El Periódico. El articulista (que no es periodista, sino arquitecto) hace una crítica sobre Facebook que reproduzco a continuación.

¿Para qué sirve Facebook? Juli Capella – El Periodico de Catalunya

Para ejercer el cotilleo desde el anonimato. Para leer cosas sin la menor importancia. Para perder un par de horas tontamente al día. Para que un psicópata te persiga desde una identidad ficticia dando la vara impunemente. Para enterarte de asuntos que nunca te habían interesado y siguen sin interesarte. Para que el pesado de Peláez –a quien dabas felizmente por olvidado– pueda encontrarte de nuevo y así reanudar, según él, esa vieja amistad que en realidad jamás comenzó. Para que el día de tu aniversario te caiga un aluvión de felicitaciones clónicas automatizadas. Para que los egotrips atiborren tu muro con sus hazañas. Para airear 5.000 millones (no exagero) de fotos absurdas y desenfocadas que jamás deberían haberse tomado y mucho menos divulgado en la red. Para regodeo de nostálgicos masoquistas, que rememoran viejos tiempos presuntamente felices y con más pelo, que fueron bastante sórdidos y que afortunadamente ya pasaron. Para aumentar la ansiedad por estar al día y bien conectado. Para fisgonear a todos los inquilinos del planeta desde el sofá. Para recibir y soltar frases hechas. Para presumir de cientos de amistades que jamás has saludado. Para vivir la vida de otros. Para apuntarse a grupos tan útiles como Yo también creo que en Humor Amarillo moría gente; Odio ser bipolar, es la cosa más fantástica que existe; Ya te llamo yo si eso; Señoras que comen como buitres y luego piden el café con sacarina; Creo que las palomas traman algo; Eres guapa de cara, sí, de cara a la pared; ¿Te pone, eh?

Bueno, hasta aquí algunos ligeros inconvenientes de usar el megalibro digital de caras creado por Zuckerberg. Pero Facebook también tiene enormes ventajas y alicientes, nos ha cambiado la vida. Miles de accionistas y unos 900 millones de usuarios de todo el mundo no podemos estar equivocados… ¿O sí?

No quiero que este post suene a “revancha corporativista” pero no puedo dejar de responder. He escrito en otras ocasiones sobre cosas que pueden hacerse gracias y en las redes sociales y, aunque el artículo se refiere a Facebook, creo que esta red, como muchas otras, sirve para muchas cosas más que colgar fotos de la última costellada (que es algo, por otro lado, muy respetable).

Por supuesto, Juli Capella tiene todo el derecho a decir lo que le parezca sobre una red social. Es totalmente lícito, faltaría más. Lo que ya no me parece bien es cuando se utiliza un tono que “insulta” de algún modo a los que la usamos y cuando se llena el artículo de tópicos.

Yo podría responderle para que sirve Facebook o cualquier otra red social, no en general, también para la profesión periodística:

  1. El Periodico de Catalunya tiene 37.000 fans en Facebook. Supongo que, entre otras cosas, la usan para generar tráfico a su web. Ese tráfico no lo encontrarían en otras partes, son usuarios que no visitan normalmente el periódico y que lo hacen cuando ven un artículo que puede interesarles. Así que el primer uso es “pescar” lectores.
  2. Ese tráfico, unido al que llega por otros medios, les da mayor relevancia en las búsquedas que, de nuevo le proporciona más tráfico. Más lectores, vamos
  3. Todos esos lectores le sirven a El Periódico en particular, pero a todos los periódicos en general, para generar ingresos por publicidad ya sea por “pago por impresión” como por clicks (a más visitas, más posibilidades de clicks, en términos absolutos, claro). Con ese dinero que se ingresa se consigue pagar los artículos de sus periodistas (o ayuda a ello).
  4. Porque cada día hay más gente que no lee la prensa como lo solía hacer (yo soy un ejemplo de ello). Ya no se visita la web del periódico. Se llega a los artículos vía recomendación de otros usuarios y algunas personas usan para eso sus contactos de Facebook, por ejemplo. Es ya casi una obviedad que la profesión periodística se está moviendo, por lo menos en una parte, de sus sitios a los medios sociales. Luego podremos, o podrán los periodistas, criticar esto o quejarse de este nuevo hábito, pero es lo que está pasando, nos guste o no.
  5. No parece que sea muy inteligente decir esas cosas de los que son potenciales clientes tuyos. A mi no se me ocurre “morder la mano que me da de comer”.

A estas alturas, la mayoría de medios de comunicación ya se han dado cuenta que en las redes sociales es donde tienen que estar porque hasta allí se ha ido la búsqueda de información por parte de la gente. Gracias a Internet se crean sitios que satisfacen las necesidades de información de cualquier persona. Y, en este sentido, seguro que los que visitan Facebook tienen unos gustos y necesidades concretas.

Es posible que yo haya entendido mal el artículo y Juli Capella lo haya escrito así por aquello de generar controversia, aunque creo que él no cree mucho en las redes visto el nivel de actividad que tiene tanto en Facebook como en Twitter.

Ya que estamos hablando de la profesión periodística os dejo un enlace al “I Barometro easypress sobre la profesión periodística” (y la presentación aquí debajo), un estudio muy interesante sobre como ven los periodistas su propia profesión y el impacto que Internet está teniendo en ella. No os lo perdáis si estáis en el sector de los medios.

¡Qué tengáis una feliz semana!

8 comments

  1. Bitacoras.com

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: La semana pasada, y gracias a mi amigo y colega Héctor Benedito, llegué a este artículo de Juli Capella en la versión e-periodico de El Periódico. El articulista (que no es periodista, sino arquitecto) hace una crítica sobre …..

  2. Aldo Ferradás

    Creo que ambas visiones no son contrapuestas, sino complementarias. Las Redes Sociales son una herramienta, y como tal, la pericia e intencionalidad del usuario es lo que determina el resultado final.
    Del mismo modo que un martillo se utiliza para clavar, otros verán en él un pisapapeles, o un objeto artístico, o un arma. Son los usuarios, y no el Medio, quienes determinan el grado de funcionalidad de la herramienta, su utilidad, su futilidad.
    En todos nosotros radica la oportunidad de convertir a los Social Media en un instrumento provechoso o en el más banal de los soportes de comunicación.

  3. Hola Aldo,
    Exacto, cada cual usa las redes como le parece. Lo que no me gusta es que se ataque con tópicos que ya deberían estar superados… pero aún así ¿que hay de malo en usar las redes para “desconectar”? Me parece que usar una visión tan partidista y cerrada solo demuestra que uno no ha dedicado tiempo a analizar de verdad que se cuece en una red, sea la que sea.
    Yo uso facebook para temas profesionales pero también para divertirme o para quejarme. Me parece una “arma” poderosísima que hasta ahora no teníamos.

    Gracias por pasarte y comentar.

  4. Aldo Ferradás

    Comparto tu opinión, David.
    La crítica a las Redes Sociales reflejada en la nota periodística debe ser tomada -en realidad- como una (auto) crítica a la capacidad del periodista para escoger con quiénes quiere establecer contacto.
    Las Redes son como un espejo que nos devuelve una imagen de la realidad. Si encontramos desagradable esa proyección, la culpa no radica en el instrumento sino en nosotros mismos.
    Al igual que en cualquier aspecto de nuestra vida, son nuestras decisiones las que marcan nuestro destino on-line. Y si escogemos hacernos amigos de esa rubia por su avatar exuberante, quejarse por el contenido de sus post es un ejercicio baladí.

    Siempre un placer leerte.

  5. Hola David,

    Hace tiempo traté, en diferentes ocasiones y por distintas cuestiones, a Juli Capella. No haré una crítica “ad hominem”, pero conocer algo del articulista ayuda a hacerse una idea de por qué escribe como lo hace. Capella es uno de los popes del diseño español, uno de los “enfants terribles” de lo que se llamó el “boom del diseño” de los años ochenta (una pequeña burbuja que estalló en los noventa). Tanto por su bagaje, su trayectoria, su forma de pensar y de decir, está del lado de los que opinan que, en cuestiones culturales -ignoro si en otras también- hay unos arriba y otros abajo. Hay alta cultura y baja cultura. Hay sacerdotes, iniciados e ignorantes. Dudo que vea con buenos ojos, o que ni siquiera entienda, todo lo que está sucediendo.

    Sus opiniones son del todo respetables, pero he creído interesante aportar algo de contexto, pues su artículo no es fruto de un berrinche, sino de su forma de pensar. Al menos con la que tenía hace diez y veinte años.

    Muy buen artículo, como siempre

    Saludos!

    Bernat

  6. Pues ¡¡¡¡muchas gracias por contextuarlizarnos, Bernat!!!! Yo que llegué a pensar que igual era solo por provocar y resulta que es peor ¡él cree en lo que dice! Pues lo siento por él… no sabe cuan equivocado está.

    Gracias por el cumplido y por dejar un comentario tan esclarecedor sobre el personaje-articulista.

  7. Eduardo

    Hola David,

    Te escribo desde China donde Facebook, como todo el mundo sabe, está censurado. No así la web de El Periódico o El Pais, donde se pueden leer libremente artículos sobre, por ejemplo, los sucesos de Tiananmen. Creo que esto ya da una idea de para qué puede servir Facebook.

    No obstante, me parece que hoy en día FB es más un espacio de entretenimiento social que otra cosa. De hecho nació y se hizo popular por eso (cotilleos, fotos, comentarios, rumores, etc) y, seamos realistas, la mayoría de la gente lo sigue usando para eso y para nada más. Eso no quita que pueda ser usado de otras formas y que muchas empresas y comunicadores lo empleen con habilidad y eficacia y que se encuentren cosas muy interesantes. Pero creo que no es ése el 80% del contenido de Facebook.

    Es cierto que el artículo podría decir lo mismo con más gracia y estilo y un poco menos de soberbia pero también creo que a veces se viste en exceso de “cosa seria” lo que hacen los usuarios en Facebook. Estos artículos menean un poco y para mí está bien que los haya. Y además es un buen comienzo para una de tus clases ¿no crees? 😉

    Un abrazo

    Eduardo

  8. David Soler

    jajaja… vale Eduardo, lo tendré en cuenta para mis clases. Sí, lo que me falla son los “cliches”. Y lo digo en serio, FB sirve para otras cosas… pero le agradezco a Juli Capella que me haya dado un motivo, una inspiración, para mi post de los lunes. 😉

    Así que en China, eh? vaya, que bien te lo pasas. ¡Aprovecha!

    Un abrazo

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.