Scroll to top

10+1 errores en la aceleración de una startup


David Soler Freixas - 17 febrero, 2016 - 0 comments

El lunes 15 asistí a una conferencia en ACCIÓ sobre la presentación de su programa de aceleración de startups. La charla, planteada como una mezcla entre presentación y mesa redonda contó con Nina Alaustrey (mentora y emprendedora) y  Borja Berenguer y Cristian Cisa (confundadores de Menuterraneus y Dinantia). Entre los tres han creado este decálogo + 1 sobre los errores que ellos mismos han vivido cuando han emprendido primero y cuando han entrado en un proceso de aceleración. 

Antes de empezar un par de datos: 1/ 7 de cada 10 startup no conseguirán financiación. 2/ El ratio de startups que fallan es del 92% (el 72% de ellas por “culpa” de la ejecución).

Error 1: No saber jugar. Hay que ser capaz de dar juego y de retirarse a tiempo. En el momento en que vemos que la idea no tiene sentido ahora, no hay mercado o es excesivamente pequeño, no hay manera de sacarla adelante porque no conseguimos inversores o porque el mismo emprendedor no es capaz de ejecutarla, lo mejor es dejarlo o buscar quien se haga cargo de la idea y que el emprendedor se implique de algún modo pero no liderando el proyecto. Hay que ponerse una fecha límite o un valor económico límite que marcará el final de la aventura.

Error 2: Una app no es un negocio. La app es un medio más pero nunca puede ser un fin en sí mismo. Como se decía más arriba, la mayor causa del “fracaso” de las startup está en la ejecución y uno de ellos es creer que por la moda de la app ya tenemos una startup y un negocio.

Error 3: Ya saldrá el modelo de negocio. Si no tienes claro como vas a generar ingresos y ganar dinero no sigas adelante. Una cosa es no tenerlo del todo claro y esperar a testar para decidir y otra es lanzarse sin ni siquiera saber cual sería el escenario que te permitirá generar ingresos. Y no te engañes, si el producto/servicio que quieres vender el mercado lo adquiere gratis, no creas que conseguirás cambiarlo.

Error 4: El mercado es enorme. Es verdad que Internet es global y que hay productos que pueden venderse en muchos mercados pero es un error creer que todo el mundo me comprará y más pensar que eso ocurrirá en el corto plazo. Cuantifica bien el mercado y, mejor aún, analiza bien a cuanto mercado puede llegar esa startup con los recursos con los que cuenta al inicio.

Error 5: No tengo competencia. Subestimar a los que ahora ofrecen ese producto/servicio o pensar que la competencia es exclusivamente la directa es otro error ya que el consumidor no tendrá la misma percepción que el emprendedor sobre la “bondad” de su producto. Todo está inventado y si no hay competencia es que probablemente no hay negocio.

Error 6: KISS. Keep It Simple, Stupid. Un clásico en el desarrollo del producto/servicio es cuando empiezas a llenarlo de funcionalidades que el mercado ni espera ni valora. Empieza por lo mínimo y luego ya lo irás complicando (aplicar la teoría Lean). “Una funcionalidad que no existe es una funcionalidad que no hay que mantener y un coste menos para la startup”. Eso sí, testarlas y ver que pasa con el consumidor puede ser interesante.

Error 7: Pivotar. Hay que ser humilde y ser capaz de cambiar del todo la idea inicial y modificar la estrategia. Si el emprendedor sigue y persiste en una idea que no funciona puede que acabe quemando todo lo bueno que tenía al principio: inversores, equipo, clientes…

Error 8: No pensar como inversor. Un emprendedor es el primer inversor y no hay que dejar de pensar nunca en el factor económico ya que necesitará a los inversores y por lo tanto hay que ponerse en su lugar: el emprendedor corre el mismo riesgo que otros inversores (más allá de pensar que la parte “romántica” puede tener su espacio, claro).

Error 9: No valen todos los inversores. Hay que fijarse mucho en el perfil del inversor porque muchos, por no decir la mayoría, están acostumbrados a invertir en un tipo de startup concreta, prefieren un sector a otro, tienen unos niveles de inversión X. Si el negocio del emprendedor no le va a interesar, no vale la pena quemarse recibiendo un seguro NO.

Error 10:  Callar. Esto significa que no sólo hables con tus colegas o familia sobre la idea, el modelo o la empresa, sino darla a conocer por todas las partes que sea posible: charlas, foros de inversores, etc. Además, hablar permite ver donde puede tener fallos la idea o el producto/servicio. Hay que sacarse el miedo a la copia porque, básicamente, todo está inventado.

Error 10 + 1: Core/Centrarse. Hay que saber identificar quienes y qué son el centro y lo más importante del negocio. Un inversor no invertirá si cree que el equipo no corresponde al negocio que se plantea. Al mismo tiempo hay que saber que cosas pueden subcontratarse y cuales tienen que hacerse InHouse.

¡Que tengáis una feliz semana! (o lo que queda de ella)

Foto del post bajo licencia Creative Commons de Erikaow.

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.