Scroll to top

La burbuja de los negocios digitales


David Soler Freixas - 2 junio, 2016 - 6 comments

No hay que estar muy metido en el mundo del desarrollo de negocios basados en Internet (eCommerce entre ellos) para darse cuenta que las expectativas son muy altas y por esa razón cada día se suceden las noticias de exitosas rondas de financiación y de ventas millonarias. Sólo es necesario seguir a cualquier portal especializado en el sector.

Algunos dicen que estamos viviendo una (segunda) burbuja .com,  que no niego, pero, como muchas veces, ahora salen los que se van al otro lado y demonizan todo lo que tiene que ver con crear negocios en Internet. El otro día mi amigo Carlos Zardoya compartía un artículo que tenía como titular “La burbuja de las tiendas ‘online’: el 85% cierra antes de cumplir 2 años”. Todo el artículo tiene datos estadísticos que, supongo, son ciertos pero ¿vamos a analizar bien los pros y contras de un modelo de venta u otro?

Los negocios online no son tan distintos de los offline

Según el INE el 50% de las empresas no supera los 5 años de vida. La vida media de una empresa en España es de 10,5 años y más del 50% de las empresas de este país cuentan apenas con un empleado. Eso sin contar las fusiones, compras, OPAS, etc… de empresas que iban a cerrar pero se salvan gracias a la concentración empresarial (más abajo retomaré este tema).

Dicho esto ¿cual es la tasa de éxito de un producto en cualquier empresa? No recuerdo el dato concreto pero debe andar por el 15% como máximo. Un dato similar al de las tiendas online o nuevos proyectos digitales. Y muchos de los productos que fracasan provenían de buenísimas ideas.

Es posible que la tasa de éxito en Internet sea más baja que en el mundo offline pero es que a mayor oferta para el mismo mercado es casi lógico que sea así.

Ahora pensemos en “lo bien” que lo hacen las empresas sólidas tipo Goggle. ¿Quien recuerda Wave? y ¿Google+ cómo se pensó que debía ser? ¿Aquella red social de sus inicios o su servicio de almacenaje de fotos (no recuerdo ni el nombre de esos servicios)? Y no será porque los auténticos empresarios de Google no inviertan en desarrollo de producto y en investigación de mercado. Pero también fracasan, como todos. Y podríamos hacer una lista con Facebook, Agrolimen, Nestlé, Ford, etc. ¿Hace falta recordar que una vez existió una gran consultora llamada Arthur Andersen? o ¿cuantos bancos teníamos en España hace 10 años? La diferencia es que unos tuvieron éxito un día, tienen o tuvieron una empresa robusta durante un periodo largo de tiempo pero el resultado es el mismo: muchas acaban cerrando y todas tienen sonados fracasos entre los productos y servicios que lanzan y que, previamente, han analizado con mucho cuidado invirtiendo una suma importante de dinero. Pero la diferencia real está en que hasta la llegada de Intenet poder montar una empresa requería, muchas veces, de altas inversiones, y esa era una de las razones por lo que la mayoría se creaban desde otras compañías mayores, había pocos emprendedores y menos empresarios y hoy es mucho más fácil y accesible. Por pura aplicación de leyes económicas, a mayor oferta para un mismo mercado, más posibilidades de que caigan un número alto de startups, proyectos o productos.

Los negocios digitales, una oportunidad para todos

Ahora vamos a lo positivo. Gracias a Internet, y a esa facilidad para montar cualquier negocio, mucha gente que no tiene ninguna posibilidad de volver al mercado laboral tiene ahora una oportunidad. Esa misma facilidad y coste bajo permite que si realmente no triunfas a los dos años, como dice el artículo, tampoco habrás perdido un dineral. Y no es comparable el tiempo de puesta en marcha ni los recursos necesarios para empezar. Tampoco hace falta mencionar las posibilidades de alcance de mercado que tienes si utilizas Internet como canal. Y, por poner un ejemplo más, tampoco vale la pena comentar cuánto recursos puede llevarse el reposicionar o cambiar la estrategia en un negocio digital comparado con uno físico.

Internet y las startups son un vehículo imprescindible para canalizar mucho talento y la única salida profesional de todos aquellos que no podrían armar sus negocios en otras condiciones

Pero lo mejor de esta escalada de negocios digitales es que quien más gana con ello es el consumidor. Aunque eso no creo que les guste a muchas marcas acostumbradas a que el canal, por sus costes de instalación, no pueda jugar a su antojo con el precio y a que el cliente, al haber poca oferta, esté obligado a utilizar el canal que la marca prefiere. 

Y la última parte del artículo más arriba mencionado habla de la tasa de conversión. El artículo dice que es del 0,5% sobre las visitas totales. Perfecto, es un dato. ¿Cuanta gente pasa por delante de una tienda, o entra en ella, hasta que alguien compra un par de calcetines? ¿Cuantas visitas tienes que hacer para vender un seguro de vida? ¿Y cuantos leads tuviste que generar para conseguir la visita?

Internet hoy tiene “un problema” y es que hay mucha oferta y la fidelidad del comprador cotiza a la baja. Si a eso le sumas que las nuevas generaciones ya ven esto de navegar, entrar y salir y no casarse con nadie como algo normal podemos entender que las tasas de conversión sean bajas. Pero no es que sean bajas, son las que son y, una vez más, las marcas (todas, las on y las off) ya se pueden meter en la cabeza que toca trabajar mucho e invertir para conseguir tráfico y, después, trabajar más para fidelizar. Y eso se consigue, sobre todo, haciendo algo que a pocos de los que se dedican o quieren dedicarse a la comunicación, el marketing y los negocios por Internet les gusta hacer: Analizar.

Otra cosa es que al amparo de la moda de Internet muchas agencias, consultoras y freelance se hayan lanzado a vender servicios para hacer cualquier cosa y a vender, sobre todo, mucho volumen sin sentido y se hayan olvidado de lo fundamental: el cliente. Eso es denunciable pero la culpa, una vez más, es de la elección que hacen las empresas o emprendedores de sus proveedores por, la mayoría de veces, la falta de criterio y de objetivos claros. Y de paciencia, claro. Repite conmigo: en Internet no hay atajos ni fórmulas mágicas. Los fundamentos del marketing de toda la vida funcionan también en Internet. Las 4 P’s siguen estando vigentes y ahora se combinan con las 4 F’s del marketing digital.

No todos los negocios en Internet funcionan … por más que cierren grandes rondas

Y, volviendo al principio, sí, hay muchos modelos de negocio en Internet que no funcionan o tardarán mucho en funcionar. Twitter es un claro ejemplo. Spotify es otro. Y alguno no funcionará nunca. Lo mismo que pasa en los negocios offline. Los factores que hacen que un negocio o un nuevo producto funcionen, en el mundo off y en el on, son muchos y los inversores lo saben. Saben que fracasarán en 6, empatarán en 3 y triunfarán en apenas uno.

Es cierto que muchos emprendedores de Internet, y muchos inversores, o los primeros arrastrados por estos segundos,  crean sus negocios pensando en que venga un grande y les compre (conseguir un exit, como se le llama en la jerga). Yo soy más de los negocios cucaracha donde lo importante es crear un modelo sólido, centrarse en conseguir clientes y vender y luego en crecer. Pero muchos quieren forrarse, el dinero fácil. Pero mientras impere la fiebre actual, las expectativas estén donde están y haya inversores dispuestos a no perder el tren de esta moda, poco podemos hacer. Y aquí viene lo de la concentración empresarial puesto que cómo estamos en un cambio de época, y mientras las placas teutónicas no se asienten, el dinero está en manos de, mayoritariamente, las empresas grandes del mundo offline (incluidos los bancos y las capital riesgo “clásicas”) y en los grandes players digitales que van comprando, o entrando en el capital, de todo aquello que parece apuntar a unicornio.

Pero eso no invalida que Internet sea una gran oportunidad para muchos. Un día bajará la espuma o las ventas digitales alcanzarán a las físicas y se acabará el debate. O no, quien sabe.

¡Que tengáis un feliz fin de semana!

Foto del post bajo licencia Creative Commons por R S Rosencrans

6 comments

  1. Lupe Juliá

    Muy interesante, David. Estoy muy de acuerdo en todo lo que dices y explicas. Por eso querría centrarme en un punto que respira a través de todo el artículo, que has mencionado específicamente y que podríamos situar en el tiempo de vida de toda empresa, de las on y de las off: comunicarse con los clientes y con el entorno. Es decir, que no puedes quedarte sentado a esperar que los clientes entren (de forma virtual o física) en tu negocio y que éste crezca mientras permaneces a la espera de un gran boom.
    Analizar es necesario. Se debe analizar antes de emprender la carrera empresarial, pero para llegar al siguiente análisis hay que haber trabajado en el camino que he comentado antes, comunicar e interactuar. Eso pasa por las redes sociales, pero también por los medios de comunicación y, sobre todo, a través de nuestro contacto directo con los clientes, a quienes debemos ofrecer ventajas con respecto a los no-clientes. Mantener una buena base de datos es una excelente estrategia para generar tácticas hacia nuestros clientes, pues basar toda nuestra campaña de comunicación en las redes sociales es, cuando menos, inseguro.

  2. Hola Lupe

    Sí, sí… toda la razón. Igual no me expliqué del todo bien. Con analizar quería decir que una vez tienes el negocio en marcha, lo bueno que tienen los negocios basados en tecnología (Internet) es que todo es medible y así puedes saber cómo navegan tus usuarios, dónde hacen más clicks, el tiempo de permanencia, etc..y eso es trasladables a, como dices, cuando usas una base de datos. Pero incomprensiblemente poca gente lo hace (de los nuevos emprendedores, quiero decir, las grandes marcas con muchos recursos invierten mucho en big y micro data).

    Por lo demás, 100% de acuerdo con todo lo que dices.

    ¡Gracias por el comentario!

  3. Lupe Juliá

    Yo no creo que te hayas explicado mal, aunque se agradecen más detalles sobre los análisis o mediciones en Internet. El quid de la cuestión de mi comentario -como ya debes saber por otras intervenciones- es llevar el asunto (también) a mi terreno, que es la comunicación. No sería posible, no obstante, si no existieran tus posts con temas tan interesantes como actuales y necesarios. Gracias 🙂

  4. Giorgia

    Super interesante como siempre David!
    A mi ultimamente me sorprenden la cantidad de tiendas físicas que cierran y acto seguido abren la online, como si fuera todo tan simple! Como bien dices, en la mayoría de los casos, sin una estrategia solida detrás, no funciona ni una nu la otra.
    Gracias y bune fin de semana!
    Giorgia

  5. Hola Giorgia

    ¡Que ilusión verte por aquí! Como se nota que el doctorado, dando mucho trabajo, te deja algo más de tiempo para dedicarte a leer cosas por Internet. Ya lo decía el otro día Seth Godin en su blog: http://sethgodin.typepad.com/seths_blog/2016/06/read-more-blogs.html
    Me alegro mucho de que te haya gustado la entrada. Y estoy totalmente de acuerdo: muchos creen que esto de montar un negocio online es fácil y de éxito asegurado y no saben que hay tanto o más competencia online que offline y sin tener un buen plan y con mucho trabajo no se consigue nada.

    Gracias por pasarte y comentar.

    ¡Mucha suerte con el doctorado! 😉

  6. Giorgia

    Gracias David!!!!

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.