Hablábamos el otro día en Can Titonet sobre si el Contenido era el Rey o no de Internet. Fernando sostiene que es importante pero no suficiente, que hay otras cosas a tener en cuenta: el formato, el diseño y la difusión, y que el contenido está para servir a unos objetivos de marca y ahí afirma que “Para mí el factor que determina el éxito de una marca en Internet no está en el contenido, sino en que las diferentes modalidades de contenido estén alineadas y aporten valor. Que todos trabajen en pro de la reputación de la marca. Ese es el factor crítico. Eso es más importante que crear contenidos”.

Efectivamente, y como siempre cuando hablamos de marketing, no hay una única variable que haga que una estrategia o una campaña funcione sino que es un conjunto de políticas bien alineadas. Hasta ahí Fernando tiene toda la razón. Pero si hacemos un esfuerzo por encontrar qué fue primero si el huevo o la gallina y hablando del ámbito de Internet yo tengo claro que lo esencial es el CONTENIDO DE VALOR. La reputación vendrá sola si ofreces contenido de valor.

¿Qué es Contenido de Valor?

El valor es una percepción de las personas que, la mayoría de veces, poco tiene que ver con el coste ni con la composición del contenido. Puede tener mucho valor un post de Eduardo Punset y otro de Isasaweis porque ese valor se lo otorga quién lo consume y, en el caso que nos ocupa, los lectores, suscriptores y seguidores de un sitio concreto. Ellos van a definir cuál es el contenido de valor que ofreces. Llevándolo al extremo, tus lectores te van a indicar la política de contenidos.

Así pues el contenido de valor es aquello que tú ofreces que cubre la necesidad que alguien puede tener en un momento. Y ahora no me hagáis el chiste fácil de que como mucha gente sigue a “la Esteban” ella entraría en mi categoría de valor. No, eso será entretenimiento o algo así… aunque debo suponer que para Tele5 sí añade valor.

¿Cómo creo Contenido de Valor?

La teoría es relativamente fácil:

  • Eres bueno en algo, o hay alguna cosa que conoces o se te da muy bien. Así que elige un tema. Concéntrate en eso y no pierdas tu posicionamiento. Diferénciate como decía @Mausant en uno de los comentarios en el post de Fernando (recomiendo leer todos los comentarios porque añaden mucho valor al post original).
  • Piensa que es lo que les gusta a las personas. Ahí fuera hay un montón de gente con ganas de consumir contenido de valor con el que aprender o simplemente por el placer de leer algo de calidad o pasarlo bien. Cuando ya estés metido en “faena”, analiza que contenidos son los que más se consumen de tu sitio, cuales se comparten más, cuales se comentan.
  • Define el formato. Fernando tiene razón cuando dice que sus lectores no soportaríamos contenido de 10 páginas en su blog. De nuevo son tus lectores, tu target, quien decide como quiere consumir tu contenido. Si, por poner un ejemplo, hablamos del blog de un físico o un científico sus lectores estarán encantados de que les escriba un tocho de 10 páginas. Quizás tu contenido merece distribuirse vía videos o audios para hacerlo más digerible o tal vez con gráficos.

La práctica ya es otra cosa. Cuesta conseguir esa reputación de la que habla Fernando y mucho más hacerse un hueco en Internet. Pero estoy seguro que el esfuerzo, la constancia, el sacrificio y la pasión al final tienen premio. Y, por supuesto, hace falta coherencia y sentido en lo que publicas y, claro está, que sea contenido de valor.

Fernando termina con “Lo importante no es tanto el contenido de las marcas en Internet como su aportación de valor” y en eso vuelvo a estar totalmente de acuerdo con él.

Ahora solo falta convertir ese valor “filosófico” en valor “monetario”. Tema peliagudo que da para otro post. Pero lo que está claro es que lo qué mueve y da sentido a Internet es el Contenido.

Para finalizar os dejo con vídeo sobre este tema para que veáis que yo uso varios formatos y, de paso, dedicado para aquellos que no les apetece leer 😉

¡Que tengáis una feliz semana!